Violencia Policial

 

La violencia que sufrió mi mamá al final de su embarazo en medio de un registro policial en el año 1992 no impidió que mi hermano naciera de manera saludable, pero la hizo ingresar en terapia intensiva por espacio de un mes en el Hospital Provincial de Camagüey. Al mes fue trasladada fuera de la provincia (Santa Clara) para ser sometida a una tomografía computarizada donde finalmente se pudo ver la sombra impresionante del derrame interno (ella tenía sólo 28 años de edad) y ya estaba discapacitada.

El siguiente gráfico es el documento original registrado en el hospital provincial de Camagüey el día 4 de Febrero de 1993 donde se ve el mapa de la visión del ojo izquierdo (ambos ojos registran la misma situación). La perdida de la visión periférica se debió a la destrucción de neuronas correspondientes al campo visual (homonymous hemianopsia)

abuso policial cuba

La necrosis en el lóbulo temporal, por falta de riego sanguíneo al interrumpirse la normal circulación arterial, trajo como consecuencia para mi mamá que tuviera problemas de equilibrio, perdida de la visión de ambos ojos, dificultad para memorizar o reconocer rostros, y desordenes emocionales.

En este otro documento #1 (Polígono de Willis) archivado en el hospital Jackson Memorial a nuestra llegada al exilio en Miami, se comprueba que el posible aneurisma de mi mamá no tiene origen en malformación congénita, ni tumor o deformación vascular. (10 de Enero de 1995). El #2 es un sumario adjunto.


Dicen que el tiempo lo cura todo, pero la rehabilitización médica no es cosa de dos dias, y durante años he visto como algunos daños físicos son irreversibles. Mi mamá no recuperó la visión perdida, ademas de otras secuelas. Como familia hemos sabido lidiar con este mal poniendo nuestros corazones en cosas positivas, y no guardando un rencor desmedido, pero los hechos ocurrieron de tal forma que es imposible olvidarlos.

Mi familia nunca se ha dirigido a entidades internacionales para denunciar formalmente este maltrato, porque independientemente de que fue una injusticia que merece una investigación, y un juicio justo, solo a los cubanos les concierne el gobierno propio y la administración de justicia dentro del territorio nacional (donde ocurrió el hecho). No queremos que se politice para beneficio de quienes buscan una excusa para intervenir en los asuntos internos de Cuba. Aspiramos a que en Cuba se resuelva este problema de manera legal, sin perjudicar en lo absoluto el derecho que tiene nuestro pueblo a su soberania popular.

graciela-tubella_abuso_policial_cuba_disidencia_pruebas_maltratos_yadira_escobar